¡Me gustas mucho! Pero como amigo…

¡Me gustas mucho! Pero como amigo…

¿Quién no ha pasado por esta situación? En mi país le llaman la cobra, por dramatizarlo todo un poco más, pero aunque puede llegar a ser una situación vergonzosa de ‘trágame tierra por favor’, en realidad es algo que le ha pasado a muchos y muchas veces tiene su punto gracioso.

Como muchos solteros (no todos, claro está), estamos siempre receptivos, buscando señales, encontrando coincidencias y esperando a encontrar esa media naranja, nuestra alma gemela. Y así, nos pasamos los días en aplicaciones, en bares, discotecas, gimnasios y otras formas en las cuales podamos conocer gente nueva. Aún así, y con todas las posibilidades que tenemos, parece que hoy en día es más difícil encontrar una persona que valga la pena y esté dispuesta a plantearse algo serio. Al parecer las personas sólo buscan diversión… o amigos…

¿Y qué se supone que debes hacer cuando te encuentras en una situación como ésta? Cuando has conocido a una persona que se muestra bastante interesada en conocerte, habéis quedado varias veces, e incluso han llegado a haber acercamientos, pero de repente un día cuando te lanzas, te hacen la cobra y te dicen: “me gustas mucho, pero como amigo”.

La primera reacción sin duda es: trágame tierra. Quieres desaparecer, devolver el tiempo y retirar lo dicho. No sabes si reír o llorar. ¡Pero ya no hay vuelta atrás!

Nuestro consejo para ese momento es antes que nada respirar. Lo peor que puedes hacer es molestarte y comenzar a actuar de forma extraña, pues sólo empeorará la situación. Si esa persona sólo quiere ser tu amigo/a, bien, él se lo pierde. Si estás muy incómodo, pide rescate a algún amigo o amiga de verdad, un mensaje de S.O.S para que te llamen o incluso se pasen por donde tú estás.

Y no te sientas avergonzado o humillado, de hecho te darás cuenta que entre más lo repitas, más graciosa te parecerá la situación, y será una anécdota más que contar a tus VERDADEROS amigos 😉 ¡Recuerda que de cada situación se aprende algo nuevo!

Written by axel